viernes, 29 de noviembre de 2013

Hay empleos que te ayudan a engordar.


Esto no es del todo así, hay una lista de empleos cuya ecuación entre nivel de estrés y sedentarismo favorecen si no tenemos cuidado, el aumento de peso.
Esta lista es la siguiente: Agente de viajes, abogado, trabajador social, profesor, diseñador,

Asistente administrativo, secretaria, policía/bombero, marketing/relaciones públicas profesionales y editores.
Hay una explicación lógica para esta situación, muchas veces la presión del trabajo hace que esto quede en primer lugar, relegando nuestras necesidades primarias como comer, muchas veces la entrega de un trabajo o la atención de un cliente o jefe hace que no podamos mantener un horario de comida habitual, también al tener que comer “lo que sea” rápido y hasta parados o mientras se hace otra cosa, atenta contra nuestros buenos hábitos, la comida rápida la mayoría de las veces no es para nada saludable, por eso es recomendable llevar nuestros alimentos ya preparados y disponibles para ingerirlos cuando podamos, esforzarnos por mantener un horario estable de alimentación, otro tip aparentemente tonto pero completamente lógico es el siguiente, usted pasa el día sentado, trate de hacer actividad física de bajo impacto aún mientras está trabajando, utilice las escaleras en lugar del ascensor, elija caminar unos metros para comunicar algo en lugar de llamar por teléfono o mandar un mail (siempre que sea posible). Muchas formas de trabajo están diseñadas para optimizar la productividad pero ignoran totalmente su salud, usted es el creador de su salud y quien la disfrutara, pelee por ella como lo hace por un aumento.
Manténgase activo hasta donde pueda, reemplace si es posible el auto o el bus, por la bicicleta, camine cuando sea posible, las comodidades son buenas, pero el equilibrio es mejor.
Baje el estrés, normalmente un empleado estresado no es una compañía atrayente, sea responsable primero con su salud y luego con su trabajo, recuerde que un día su salud le reclamara y su trabajo lo dejara de lado por alguien sano. Alguien más productivo.
Ya no tendrá su trabajo ni su salud…
Su principal responsabilidad es su propio templo, su cuerpo.