viernes, 29 de noviembre de 2013

Aceptemos nuestro cuerpo como es.

"Soy muy bajo" "Eso no me va a quedar" "Me veo fea con ropa apretada" "Soy demasiado gorda"


¿Te resulta familiar estas frases?



No es cosa rara que alguna vez te hayas dado un vistazo al espejo y te hayas dicho algo feo. ¿Te agredes a ti mism@? ¿Crees que eso está bien? ¿Quieres cambiar tu actitud?

Se que a veces estas preguntas que acabo de hacer pueden sonarte a un libro de motivación personal pero la realidad es que el poder de cambiar nuestra actitud esta en nosotros mismos.

¿Escucharte hablar de las personas que se cortan? Bueno, decirte cosas frente al espejo o no aceptarte como eres es una lesión emocional que te haces a ti mismo.

Definitivamente no está bien.

Mujeres y hombres día a día se encuentran deseando ser diferentes, llegar a un canon de belleza que a veces es inexistente o imposible y de ser alcanzado ponemos en critico estado nuestra salud. Pero esto no solo se trata de la salud física. ¿Qué hay de la salud emocional, la menta más que todo?

Siempre escucho a mis compañeras hablar de que deben hacer dieta que están gordas. (Aunque sus figuras sean normales) y yo siempre me pregunto por que no pueden aceptarse a si mismas.

La aceptación sobre uno mismo esta en nuestra percepción. Si nosotros tenemos distorsionada con revistas, películas, comerciales de tv la percepción de belleza estamos fallando al creer que somos unos bichos raros.
Así que hoy queridos lectores, les dejaré un par de consejos para aceptar nuestro cuerpo tal y como es.





Utiliza el espejo para conocerte y observarte, no para criticarte. Seguramente te darás cuenta que tu cuerpo no es perfecto, pero nadie lo es, mírate para aceptar tus debilidades y reconocer tus encantos, que seguro que los tienes.






Cuida tu cuerpo en todos sus aspectos. Bríndale un cuidado integral, que incluya buena alimentación, ejercicio físico, relajación, aseo personal y una vestimenta adecuada. Te sentirás mejor y más seguro. El cuidarse es fundamental para estar atractiva. Elige verte y estar mejor, apenas percibas la necesidad de hacerlo.


Reafirma tu actitud positiva con respecto a tu figura. Siéntenle sensual. Con el paso del tiempo tu cuerpo puede sufrir cambios. Acéptalos y confía en lo que eres, a pesar de las transformaciones. Recuerda que tu cuerpo y tu personalidad constituyen un conjunto inseparable e irrepetible.