jueves, 21 de agosto de 2014

Dieta de la manzana

Dieta de la manzana 

Bases de la dieta de la manzana

La dieta de la manzana se basa en una fruta que contiene una proporción de agua, aminoácidos esenciales, azúcares y fibra alimentaria. Las calorías que aporta una manzana son bajas en relación a otras frutas u otros alimentos.
La dieta de la manzana consiste en consumir sólo esta fruta durante el primer día de comenzado el plan para adelgazar. El segundo y tercer día se deben consumir varias manzanas al día, pero en el almuerzo se debe comer una porción de carne con ensaladas.
El consumo de líquidos sin calorías, como agua o jugos con edulcorantes es completamente libre, al igual que la mencionada fruta.
Los días siguientes de la dieta de la manzana, se realizarán dos comidas principales: desayuno y almuerzo. Las mismas constarán de una porción de proteínas, lípidos y glúcidos, de forma equilibrada.
Se evitará la cena, solamente consumiendo varias porciones de manzana o leche descremada.
Las ventajas de la dieta de la manzana

Dentro de las ventajas de la dieta de la manzana se destaca la facilidad de adaptación al plan dietético, ya que puede ser llevado adelante en todos los lugares de trabajo o estudio. No se requiere de preparaciones especiales para ser consumidas en cada ingesta.
La manzana puede guardarse en cualquier bolso lavada y lista para consumir sin la necesidad de utilizar cubiertas.
Frente a cualquier episodio de ansiedad se puede consumir una manzana para contribuir con la sensación de saciedad. Por otra parte, el consumo de varias porciones de frutas diarias contribuye a la desintoxicación del cuerpo, logrando un mejor estado depurado.