martes, 21 de enero de 2014

Ser vegetariano.


Seguramente han visto en las noticias, revistas y demás que mucha gente comienza a declararse "vegetariana". Bien. Profesan un gran amor por su estilo de dieta básica, pero vamos a ser arbitrarios, como saben siempre hay pros y contras en un estilo de dieta esta vez nos centraremos en hablar fríamente de ser vegetariano.




Comencemos por decir que declarase vegetariano y seguir este tipo de dietas no es solo decirlo y hacerlo por que leímos algo en internet, se debe acudir antes de cualquier cosa con un nutricionista, exponer nuestro cuerpo a un cambio radical como cambiar nuestra dieta en toda su totalidad, es algo que no se puede hacer así como así, por ello, recomendamos a quien lea este blog, tener el respectivo cuidado con su cuerpo.




El vegetarianismo, también conocido en ocasiones como vegetarismo, es el régimen alimentario que tiene como principio la abstención de carne y todo alimento que provenga de un animal, como la gelatina o la grasa. La dieta vegetariana no puede contemplarse sólo en términos de nutrición, sino que también conforma una actitud y estilo de vida, ya que es probable que un vegetariano rechace otras formas de utilización de los animales para producir bienes de consumo y/o para la diversión humana al igual que puede tender a apoyar su dieta alimentaria por razones ecológicas y naturalistas.


Dentro de la práctica vegetariana hay distintos tipos y grados. Las personas que no admiten ninguna ingesta de productos derivados de los animales (como el huevo o los lácteos) son denominadas vegetarianas estrictas o, en muchos casos, veganas, aunque el veganismo es más que una dieta. Aquellas que sí consumen leche se conocen como lactovegetarianas y aquellas que consumen huevos son denominadas ovovegetarianas.


Más alla de la salud...




Los motivos que los vegetarianos aducen para justificar su dieta varían. Algunos se abstienen de ingerir carne por consideraciones de salud. Otros lo hacen por preocupación por el medio ambiente. Están también quienes se oponen al consumo de productos de origen animal por razones éticas, así como aquellos que lo hacen sobre la base de motivos de índole religiosa (por ejemplo hindúes obudistas).


Efectos positivos de adoptar la dieta vegetariana.





Las dietas vegetarianas suelen llevar a resultados más saludables: 
Niveles de obesidad más bajos 
Reducción del riesgo de cardiopatía 
Presión arterial más baja 
En comparación con los que no son vegetarianos, los vegetarianos por lo regular consumen: 
Menos calorías de la grasa (grasa especialmente saturada) 
Menos calorías en general 
Más fibra, potasio y vitamina C 






Una dieta vegetariana ayuda a prevenir enfermedades coronarias, cardiovasculares, cáncer de colon, ovarios, mamas, hígado, y próstata entre otro , así como la osteoporosis.