domingo, 23 de marzo de 2014

4 Claves para que tu dieta SI FUNCIONE

La mayoría de las personas suele asociar la palabra dieta con hambruna y sacrificio a corto plazo. Con este duro régimen es con el que provocamos la primera razón por la que muchas dietas fracasan. Cuanta depresión nos causa no pasar de la primera semana de dieta, te invitamos a leer cuatro consejos que si los sigues cambiaras la historia de tu balanza y no te frustraras.



Cuatro claves para que hagas dieta y no engordes en el intento. 

1- El cuerpo se revela

Los regímenes muy estrictos provocan que el organismo se rebele ante la nueva e inesperada situación. Lo hace en forma de dolor de cabeza, cambios de ánimo, fatiga mental, irritabilidad, problemas digestivos y pereza mental. A veces vamos como zombis. Nadie quiere sentirse así, y la verdad es que la vuelta a la dieta habitual te va a hacer sentir mejor. 


Una dieta debe ser equilibrada y sensata, entre otras cosas, para que no fracase en la primera semana. 


2- Hambre descontrolada

Sentir hambre todo el tiempo no es necesario para perder peso. De hecho el hambre crónica es un indicador de que llevamos una dieta inadecuada, que hará que el cuerpo se dedique a conservar la energía y se resista a perder peso. 


3- Antojos

Las ganas de comer determinados alimentos de los que nos hemos privado por la dieta puede jugarte una mala pasada pues puede suceder que, un día, de repente no puedas evitar el atracón. Entonces entramos en una montaña rusa de atracones y carencias del alimento en cuestión, suele pasar con algo que nos gusta mucho y es... ¡ay! Hipercalórico, que se convierte en una montaña rusa de ganar y perder peso. 


4- Las emociones descontroladas

Estamos programados desde que nacemos para usar la comida de un modo emocional. Usamos la comida para celebrar algo, para hacer vida social, para trabajar, para emparejarnos. Así que ponerse a régimen es, sin duda, una cuestión emocional. Esto quiere decir que un día terrible en el trabajo, una discusión con tu pareja o un disgusto con un amigo son razones más que suficientes para que una dieta fracase.