lunes, 18 de noviembre de 2013

La anorexia en los niños.

La anorexia es un trastorno de la alimentación que se caracteriza porque el niño, aunque tenga apetito, se niega a comer. Los niños y niñas con anorexia tienen inapetencia, sin una razón aparente.

Causas de la anorexia en los niños

Este grave trastorno de la conducta alimentaria tiene tres tipos de causas:
1- Psicológicas- sobre todo cuando hay una relación conflictiva con la madre o cuando la madre o algúna otra persona de la familia también es anoréxica. Los niños suelen imitar estas conductas.
2- Orgánica- debido a una enfermedad subyacenteque provoca inapetencia. En este caso, hay que identificar y curar esta enfermedad.
3- Funcional- una alteración en el desarrollo del hábito alimentario. Los malos hábitos de alimentación pueden llevar a los niños a la anorexia.

Las tensiones ocasionadas por las situaciones casuales y nuevas que se le presentan al niño, por discusiones entre sus familiares, que no coinciden en los criterios de su educación y no valoran sus características, que tienen problemas de comunicación entre ellos, que no le ofrecen el amor, el respeto y la atención adecuados, así como padres sobreprotectores y perfeccionistas pueden favorecer a la aparición de su falta de apetito.

Es mejor y más fácil desde el inicio, educar una alimentación sana en todos los sentidos, que al surgir la anorexia, lograr la satisfacción en el acto de comer.

El niño inapetente debe alimentarse en horarios estables, ambientes agradables, donde la comida sea el centro de su atención y no él, el centro de la atención de sus padres. Se debe estimular su apetito, nunca obligarlo a que lo tenga.

El drama empieza a veces por imitar a los mayores. Tener una figura perfecta ha ocasionado uncambio de cultura entre la juventud, promovido por la influencia de la publicidad, difundiendo la idea de que un cuerpo delgado es sinónimo de inteligencia, belleza y talento.
De otro lado, la especialista aconsejó a los padres estar más atentos a la forma en que comen sus hijos y no dejarse llevar por la creencia de que "niño gordito es sinónimo de sano"



Si crees que su hijo o hija padece de Trastorno de la Conducta Alimentaria expresa tu preocupación de una manera franca y cuidadosa. Sutilmente pero con firmeza busque ayuda profesional.