viernes, 11 de octubre de 2013

Cuida su auto?Cuide su cuerpo aun mas...

Hola amigos de gord@ o delgad@, hoy vamos a hablar de uno de los principales enemigos que tenemos a la hora de mantenernos en forma, el “sedentarismo”, la falta de actividad física en nuestra vida cotidiana, tal vez algunos piensen que reduciendo la ingesta de alimentos podrán bajar su peso, tal vez sí, pero la “forma” física o el estado óptimo necesita el complemento de la actividad física,
Nuestro cuerpo para explicarlo de forma sencilla funciona como un auto, ¿Cómo es esto?, paso a explicarme, piense un momento que su boca es la entrada al tanque de combustible, la comida es el combustible del cuerpo, usted piense que pasaría si a ese auto le llenamos el tanque de combustible  cada 10 kilómetros recorridos?
No se necesita ser un genio para deducir que el combustible se comenzara a rebalsar y a correr por nuestra carrocería…
A diferencia de la gasolina que se derrama, la grasa que no se consume con actividad física se deposita en nuestras células es una explicación simple y sencilla de por qué en la generalidad de los casos se engorda.
Si ya se, no nos gusta la actividad  física, no queremos caminar, no queremos trotar no queremos nada que nos saque de nuestra zona de comodidad, muchas personas expresan el deseo de hacer actividad física, pero no se ven bien en ropa deportiva, no tienen los zapatos apropiados, hace frio, hace calor…
Claro que sí, excusas sobran para no hacerlo, pero piense una cosa, cuanto más prolongamos empezar más capacidades pierde nuestro cuerpo, recuerda cuanto corría de niño?¿Recuerda que fácil era atarse los cordones de las zapatillas?¿Cortarse las uñas de los pies? Hay muchos ejemplos más como estos que usted puede imaginar. Aquí volvemos al regaño…

Si regaño, porque usted es la única persona que puede poner en marcha la maravillosa maquinaria de su cuerpo, ¿cómo quiere sentir su cuerpo? ¿Cómo un vehículo viejo y corroído abandonado en la acera o como un bello descapotable rojo?
Los primeros pasos cuestan, duelen incluso hasta desaniman un poco, pero el resultado del esfuerzo vale la pena, vuelva a jugar con sus hijos sin padecer un cuasi ataque al corazón, vuelva a exigirle a esos músculos, ellos se lo agradecerán, sus arterias y todo su cuerpo lo apreciaran,¿ vio esos autos de colección? Obras de arte sobre ruedas, no importa cuán antiguos sean aun recorren las calles imponiendo su presencia, igual usted, no importa qué modelo sea, ni cuantos años lleve de rodaje, lo que importa es que su cuerpo y mente estén en equilibrio y felices.

Espero les haya gustado la analogía, para finalizar a cualquier vehículo se le daña la batería, por eso desde este blog tratamos de darles un empujoncito para que arranquen…